MiRo, el perro robótico de 600 libras es en parte mayordomo, cuidador en parte con un “sexto sentido” agregado

Sebastian Conran quiere que el perro MiRo-robot se convierta en un fiel amigo de los mayores

Una vez jefe de diseño en Mothercare y creador de la gama de cocinas Nigella Lawson, Sebastian Conran cambió su carrera. Ahora fabrica robots para ancianos. Su puesta en marcha, Consequential Robotics, está desarrollando sillas de ruedas robóticas y ayudas de cocina, pero su primer producto es un cachorro.

MiRo, un perro robot amigable y autónomo, está diseñado para ayudar a los ancianos de forma segura, recordándoles que tomen medicamentos, sugiriéndoles una taza de té para mantenerlos hidratados, informándoles que hace frío afuera o contactando con asistencia si se caen. “Estamos tratando de revertir la naturaleza e imitar la biología, por lo que MiRo es completamente autónomo”, explica Conran. “Puede encontrar el camino y cargar, y no hace falta que le digan qué hacer”.

Contenido

Cuando era niño, Conran, hijo del diseñador Terence Conran, quería ser inventor. Tenía la intención de estudiar ingeniería mecánica, “pero mi padre me dijo que hiciera diseño industrial”. En 2001, fue nombrado diseñador residente en la Universidad de Sheffield. Allí comenzó a trabajar con robótica: “Tomé sus dispositivos un poco incómodos y los hice participar emocionalmente”, dice.

Suscríbete a DyN Noticias

En 2014, diseñó la pulsera Buddi, un rastreador GPS para personas mayores que puede detectar una caída. Conran, de 60 años, dice que el proyecto le hizo darse cuenta de que “un diseño emocionalmente atractivo tenía mucho que ofrecer a la comunidad de ingenieros”. Con eso en mente, se asoció con los robots Sheffield, Tony Prescott y Ben Mitchinson, para desarrollar Consequential Robotics.

¿No te gustan los perros? ¿Estás probando estos?

PARO: Desarrollado por la empresa japonesa AIST, esta foca arpa bebé responde a la luz, el tacto y el sonido. El dispositivo cuesta £ 4,000 y ha estado ofreciendo ‘terapia animal’ desde 2003.

COMPAÑERO: Este dispositivo de 564 GBP de Blue Frog Robotics, con sede en París, detecta caídas y recuerda a los propietarios los medicamentos y las citas. Incluso puede tener conversaciones limitadas.

Conran describe el MiRo como una computadora sin pantalla. El compañero conecta varios sensores, incluido un brazalete que monitorea los signos vitales. Sus seis sentidos incluyen la sensibilidad al tacto y la audición aguda. MiRo usa su sensor de sonar para ayudar a navegar por los alrededores, y aunque muchos robots compañeros confían en el control por voz, también responde cuando se toca el brazalete asociado. “Las instrucciones incluyen abrazos para pedir ayuda o aplaudir para parar”, dice Conran. “Es bueno para las personas que pueden tener problemas cognitivos”.

MiRo está disponible como un kit de software para desarrolladores, y una versión para consumidores de £ 600 estará disponible en septiembre de 2018. Mientras tanto, Conran también está desarrollando una silla de ruedas robótica y una cocina automática con apoyabrazos que puede cocinar. Él llama a su enfoque “centrado en el ser humano”, pero está más cerca de centrarse en los animales. “En muchos sentidos”, dice, “los animales son mucho más inteligentes que los robots de hoy”.

Todas las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.