Los mundos de la tecnología y la comida han chocado de frente, en el buen sentido

Una nueva ola de ingeniería orgánica está revolucionando la forma en que se producen los alimentos, haciendo que nuestras comidas sean más sostenibles y éticas que nunca.

La nueva disciplina de la bioingeniería tendrá un impacto dramático en la forma en que producimos y consumimos nuestros alimentos. La era del petróleo marcó el comienzo de muchas de las empresas de marcas y procesos de fabricación de nuestra generación, nombres como IBM, BP y Texaco. Pero somos cada vez más conscientes del impacto que estos procesos han tenido en el medio ambiente. Sabemos que necesitamos reinventar la producción para mejorar nuestro planeta y nuestra salud.

La bioingeniería, que utiliza una variedad de enfoques en ingeniería eléctrica y mecánica, ciencias de la computación y los materiales y, por supuesto, biología, marca un cambio en nuestra capacidad para cambiar la naturaleza misma. En 2020, veremos que la biología “se come” al mundo productor. Surgirán nuevas empresas para reinventar los procesos mediante los cuales se cultivan, fabrican y distribuyen nuestros alimentos.

La biología ya está diseñada para reinventar muchos de los procesos y productos alimentarios nacidos de la era del aceite. Por ejemplo, Apeel, que utiliza tecnología de origen vegetal para aplicar el material protector de “cáscara” de la naturaleza a las frutas y verduras, lo que les permite durar hasta tres veces más sin refrigeración. No se trata solo de mantener frescas las fresas; Apeel está revolucionando la logística, ya que en muchos casos ya no se necesita una cadena de frío, lo que reduce significativamente los costos y aumenta la opcionalidad, y aborda directamente el desperdicio de alimentos en todo el mundo.

Otras empresas han desarrollado productos como manzanas que no se doran, editando el gen que hace que la manzana se dore. Estos tipos de productos son mejores para los consumidores y nos ayudan con los sistemas globales al expandir las rutas comerciales globales, abrir nuevos mercados y reducir el desperdicio de alimentos a escala global.

Y, por supuesto, vemos un movimiento hacia la “carne” a base de hierbas. Empresas como Impossible Foods y Beyond Meat ya están ganando terreno entre los consumidores. Han creado una alternativa a la carne sin las desventajas de la industria cárnica tradicional, como la producción de metano, el consumo de cereales y la contaminación por E. coli. En 2020, veremos que esta industria seguirá transformándose en carne de bioingeniería elaborada directamente a partir de células animales y que no requiere ni el nacimiento ni el sacrificio de varios animales.

Este enfoque de la producción se extenderá a muchos otros alimentos. Las alternativas lácteas ya se producen de manera que no involucran a las vacas, desde nuevos productos vegetales como la leche de avena hasta productos lácteos que pueden cultivarse en plantas en lugar de ser secretados por las vacas. Y los peces se criarán cada vez más a partir de estas técnicas, lo que ayudará a resolver problemas como la sobrepesca, las preocupaciones ambientales y los materiales tóxicos en nuestros ecosistemas acuáticos.

Estos productos, diseñados por humanos utilizando los propios procesos de la naturaleza, serán revolucionarios en términos del impacto que tienen en nuestras economías globales y la salud del mundo. Y la forma en que se producen se extenderá a otros sectores. A medida que la bioingeniería “devora” nuestro sistema alimentario, la biología de nuestros alimentos, a su vez, “consumirá” más de nuestra producción. Empresas como Mycoworks y Bolt ya están utilizando materiales como los hongos para crear “piel” y veremos mucho más de eso: cosas como luces de árboles y casas que se cultivan en lugar de construir. Ahora vemos la primera ola de una era futura en innovación biológica, y las empresas del sector serán tan grandes como las que vinieron antes: una bio Del Monte o Cargill para el siglo XXI.

En 2020, los avances en bioingeniería en la academia y la industria significan que finalmente tendremos la capacidad y la tecnología para reemplazar los sistemas defectuosos del mundo.

Vijay Pande es socio general de Andreessen Horowitz

Actualizado el 14 de enero de 2020 2:55 p.m. BST: Apeel utiliza tecnología derivada de plantas, no nanotecnología

🚙 Los coches eléctricos más interesantes que llegarán en 2020

🍄 Estos trucos mentales pueden ayudarte a volverte vegano en enero

🚐 Los SUV son peores para el planeta de lo que nadie pensaba

⏲️ La ciencia dice que deberíamos trabajar menos horas en invierno

📧 Cómo usar la psicología para que la gente responda a sus correos electrónicos

Gran parte de las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. artículos de Ciencia.