La misión de la NASA de tomar un asteroide explotará el próximo mes

La nave espacial OSIRIS-REx tendrá como objetivo enviar una muestra de Bennu de regreso a la Tierra.

La primera misión de muestreo de asteroides de la NASA comenzará en solo tres semanas.

La agencia espacial se está preparando para lanzar la nave espacial OSIRIS-REx para levantar un trozo de roca espacial de un asteroide cerca de la Tierra llamado Bennu y traerlo de regreso a la Tierra.

Pero los científicos tendrán que esperar hasta 2023 para estudiar la muestra, que se espera arroje luz sobre cómo se formaron los planetas y comenzó la vida, además de mejorar nuestra comprensión de los asteroides que podrían llegar a la Tierra.

OSIRIS-REx, que significa The Origins, Interpretation Spectral, Resource Identification, Security-Regolith Explorer, está programado para ser lanzado desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral a las 19.05PM EDT en Florida el 8 de septiembre (00:05 BST del 9 de septiembre).

“Esta misión ejemplifica la búsqueda de nuestra nación de ir audazmente y estudiar nuestro sistema solar y no solo para comprender mejor el universo y nuestro lugar en él”, dijo Geoff Yoder, director asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la agencia desde Washington.

“La ciencia de la NASA es el mayor motor de descubrimiento científico del planeta y OSIRIS-REx encarna el objetivo de nuestra dirección de innovar, explorar, descubrir e inspirar”.

La nave espacial de combustible lleno de 4,650 libras explotará sobre un cohete Atlas V 411 en un período de lanzamiento de 34 días y alcanzará el objetivo del asteroide de 1,600 pies en agosto de 2018, si se planea la primera fase de la misión de 800 millas de millones de dólares. .

La nave espacial orbitará el asteroide durante aproximadamente dos años para mapearlo y localizar las muestras más prometedoras antes de moverse sobre la superficie del asteroide alrededor de junio de 2020.

“Técnicamente no estamos aterrizando en Bennu, pero lo hemos estado contactando durante unos cinco segundos”, dijo Jeff Grossman, un científico de OSIRIS-REx, en una conferencia de prensa.

Durante los cinco segundos, la sonda arrojará gas a una pequeña parte de la superficie del asteroide para que pueda recolectar material que ha sido lanzado al aire, informó Space.com. OSIRIS-REx recolectará entre 60 gramos y dos kilogramos de material de superficie con su brazo robótico.

Devolverá la muestra a la Tierra en una cápsula extraíble en 2023, diseñada para aterrizar fácilmente con paracaídas desde el desierto de Utah, mientras el barco está “estacionado” en órbita alrededor del sol.

“El lanzamiento de OSIRIS-REx es el comienzo de un viaje de siete años para devolver evidencia limpia del asteroide Bennu”, dijo el investigador principal de OSIRIS-REx, Dante Lauretta, de la Universidad de Arizona, Tucson.

“El equipo ha construido una nave espacial asombrosa y estamos bien equipados para investigar Bennu y regresar con nuestro tesoro científico”.

La valiosa evidencia podría contener los materiales más antiguos encontrados en el sistema solar, de unos 4.500 millones de años, y podría revelar secretos sobre cómo comenzó la vida en la Tierra. El equipo buscará moléculas orgánicas, los elementos básicos de la vida, en la muestra.

La nave tiene dos sistemas que le permitirán recolectar la roca y devolverla a la Tierra.

El primero se llama Mecanismo de adquisición de muestras Touch-and-Go (TAGSAM). Incluye un brazo robótico articulado con un cabezal de muestreo proporcionado por Lockheed Martin Space Systems en Denver para recolectar una muestra de superficie de Bennu.

Y en segundo lugar, la cápsula de retorno de muestra (SRC) OSIRIS-REx es una cápsula con un escudo térmico y un paracaídas en el que la nave espacial devolverá la muestra de asteroide a la Tierra.

El barco también cuenta con cinco instrumentos a bordo para explorar Bennu, con el doble propósito de detectar las condiciones necesarias para la vida y los recursos valiosos.

Estos incluyen un sistema de cámaras llamado OCAMS, que consta de tres cámaras para imaginar a Bennu y registrar el “evento de muestreo” cuando se recolecta la roca.

LIDAR se utilizará para medir la distancia entre la nave espacial y la superficie de Bennu y trazará un mapa de la forma del asteroide.

El espectrómetro de emisión térmica de OSIRIS-REx (OTES) proporcionará a los científicos información sobre la temperatura, mientras que su espectrómetro visible e infrarrojo (OVIRS) medirá la luz visible e infrarroja de Bennu para identificar material mineral y orgánico.

Finalmente, un dispositivo a bordo llamado Espectrómetro de Imágenes de Rayos X Regolith (REXIS) observará el espectro de rayos X para identificar los elementos químicos en la superficie de Bennu y sus abundancias. Esto puede ser de interés para los científicos que sueñan con extraer asteroides para obtener ricos recursos naturales.

Los datos también pueden ser útiles para mitigar un evento desastroso para la humanidad. Esto se debe a que existe una pequeña posibilidad de que Bennu choque con la Tierra en 170 años, y el riesgo más alto, uno de cada 1.000, ocurrirá en 2182.

Si bien OSIRIS-REx puede ser la primera misión de muestreo de asteroides de la NASA, nunca es la primera. Japón se ha embarcado en dos de esas misiones, la primera llamada Hayabusa, enviando piezas del asteroide Itokawa a la Tierra en 2010.

Gran parte de las noticias de la ciencia de todo el mundo en un sólo sitio. noticias de Ciencia.