Cómo las plataformas petrolíferas pueden salvar los arrecifes de coral

Los arrecifes de coral pueden crecer en los lugares más inverosímiles. Una nueva investigación podría obligarnos a repensar cómo nos ocupamos del envejecimiento de la infraestructura marina

La crisis climática precipitada por nuestros patrones inconscientes de consumo de combustibles fósiles está destruyendo los arrecifes de coral. ¿Adivina un lugar donde los corales parecen prosperar? Irónicamente, en las plataformas petrolíferas.

Los océanos cálidos, las mareas bajas y la contaminación del agua provocan la decoloración de los arrecifes y la expulsión de las algas que necesitan para sobrevivir, eliminando así los ecosistemas marinos que florecen cerca de las formaciones de coral. Pero las viejas infraestructuras de extracción de petróleo del Mar del Norte a menudo están incrustadas con corales profundos, como Lophelia pertusa, un coral de agua fría que forma arrecifes que podría ayudar a repoblar los arrecifes naturales dañados. Las larvas de Lophelia pertusa usan superficies duras, como el concreto, para asentarse y, después de hacerlo, construyen enormes arrecifes, que son caldo de cultivo para el rojo, lamer y pulir, y están llenos de pequeños rincones para crecimientos y gusanos. Los organismos marinos como los corales, las bacterias, las algas y las esponjas atraen a los peces pequeños, que luego atraen a los peces más grandes, creando una comunidad próspera.

Este fenómeno ya se ha observado en el Golfo de México, donde innumerables corales brillantes han colonizado los pies de 558 viejas plataformas petroleras y de gas como parte de un programa “Rigs-to-Reefs”. Una estructura típica de dos metros y medio, reutilizada como un arrecife artificial en lugar de ser desmantelada en tierra, puede proporcionar un hogar para unos 13.000 peces. Ahora, los investigadores del Mar del Norte tienen la intención de implementar inteligencia artificial para comprender mejor el efecto que las plataformas petrolíferas podrían tener en la vida marina. De esta forma, las autoridades y empresas petroleras también podrían decidir si demoler estructuras antiguas o dejarlas en el mar como nuevos ecosistemas.

Los ambientalistas han argumentado durante mucho tiempo que las plataformas de petróleo y gas deben retirarse del mar y devolver el lecho marino a su estado natural. Las estructuras hechas por el hombre, a menudo llamadas “extensión del océano”, pueden destruir hábitats naturales con sonido, contaminación y atrayendo especies invasoras. Más específicamente, las plataformas que se acercan al final de su vida útil deben retirarse del agua de acuerdo con la Directiva Oslo-París (OSPAR), que protege y preserva el Atlántico nororiental. ¿Y si hubiera varias interrupciones al desmantelarlos?

De hecho, una creciente biblioteca de literatura sugiere que la remoción de estructuras puede tener efectos adversos, ya que miles de animales han elegido arrecifes artificiales que crecen en ellos como hábitats. Las plataformas individuales pueden convertirse en puntos críticos para la biodiversidad, actuando como un refugio para que la vida marina libre se aventure sin temor a pescar, lo cual está prohibido dentro de un radio de 500 metros de cualquier infraestructura activa de petróleo y gas. Algunas plataformas petrolíferas y de gas en el Mar del Norte se instalaron hace 40-50 años, lo que las convierte en partes establecidas del ecosistema.

Hay más de 1.300 estructuras relacionadas con la energía en el Mar del Norte, incluidas turbinas eólicas y cables subterráneos, pero el papel de los hábitats artificiales en todo el ecosistema aún no se comprende bien. Thomas Wilding, de la Asociación Escocesa de Ciencias Marinas, dice que es “relativamente fácil” monitorear estructuras individuales, pero los investigadores ahora están tratando de comprender el panorama completo.

Los científicos de INSITE, un programa dedicado que analiza cómo las estructuras artificiales cambian el medio ambiente marino del Mar del Norte, tienen la intención de utilizar tecnología de punta para llenar el vacío de conocimiento existente. Dicen que esto ayudará a los responsables políticos, las empresas y los ambientalistas a tomar mejores decisiones sobre qué hacer con las estructuras artificiales en el mar.

La investigación de Wilding, en asociación con Marine Scotland Science y el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (BEIS) del Reino Unido, entre otros, analiza el impacto de colocar estructuras en el mar y eliminarlas a medida que continúan los proyectos renovables en alta mar. para ser lanzado. El proyecto de tres años, que comenzará en abril, tiene como objetivo cuantificar la vida marina y el crecimiento por estructuras, para predecir qué especies crecen en qué entorno. Esto aclarará la relación entre las estructuras creadas por el hombre y los ecosistemas que dependen de ellas, incluidos los animales que se pescan comercialmente o se protegen.

“Tenía algún tipo de evidencia semi-anecdótica [that] había mucho crecimiento marino en estas estructuras, pero no me di cuenta de cuánto y dónde estaba ubicado ”, dice Wilding. “Eso es lo que tenemos que entender”.

La atención se centra en la antigüedad de una estructura, dónde se encuentra en el Mar del Norte y qué tan profundos comienzan a crecer los arrecifes en ella y cómo varía entre las diferentes regiones del mar. Wilding espera que su investigación también comience a revelar el impacto general de miles de energías renovables costa afuera entrantes o cientos de plataformas petroleras que salen, que actualmente se desconoce.

La recopilación de estos datos es tradicionalmente costosa y requiere mucho tiempo, pero el crecimiento de la tecnología autónoma significa que ahora se puede hacer de forma remota. “El bloqueo en el procesamiento de imágenes ya no está en recopilarlas, sino en analizarlas”, dice Wilding.

Wilding y su equipo están listos para identificar qué tipos de corales, algas y bacterias crecen en las estructuras, y cuántos de ellos, utilizando imágenes 3D y aprendizaje automático. Las imágenes de mantenimiento realizadas por operadores en alta mar revelan la verdadera extensión de coral, anémonas y mejillones en las estructuras. Combinando estas imágenes con imágenes en 3D, Wilding y su equipo estimarán la biomasa general de todos los organismos que viven en la estructura, específicamente observando la capa de crecimiento inferior.

Esta capa está formada por corales blandos, ostras y conchas, que desempeñan un papel fundamental en el ecosistema del arrecife como alimento para los animales que se alimentan del fondo y pueden revelar el estado general del arrecife. Wilding y su equipo también anotarán miles de instantáneas de la vida marina que cuelgan de las estructuras, y luego se ingresarán en un algoritmo para identificar automáticamente estas especies. Esto eventualmente se convertirá en una herramienta de monitoreo para la industria. Un modelo de ecosistema también predecirá cómo crecen y cambian los arrecifes artificiales bajo condiciones específicas y qué significa remover total o parcialmente estructuras o dejarlas en el mar.

Es posible que estas estructuras no se hayan colocado específicamente en el mar para combatir la pérdida de hábitats naturales, pero estos arrecifes artificiales han surgido, no obstante, como un subproducto de su presencia. Y en el caso del Mar del Norte, dejar las estructuras in situ donde se encuentran los corales podría ser fundamental para combatir la pérdida de biodiversidad, dado que los corales de agua fría son frágiles y se construyen lentamente.

Hay otras razones para reflexionar sobre la eliminación de estructuras con cierta precaución: el proceso cuesta miles de millones y crea interrupciones, incluida la liberación de sustancias químicas atrapadas como el diesel y los hidrocarburos que se almacenan en los recortes de perforación, esencialmente los escombros de perforación que se asientan en el lecho marino durante décadas. , pero se puede sacudir cuando se quita una estructura.

Además, cuando una plataforma se transporta en terrenos cubiertos de corales, balanes y todo tipo de vida marina, todo el ecosistema debe eliminarse de formas específicas. “Técnicamente, es un tipo de residuo peligroso porque tiene un origen biológico”, dice Wilding. “Cuesta mucho dinero almacenar ese material”. La ley del Reino Unido permite a los operadores reclamar una exención de impuestos contra las facturas de desmantelamiento, por lo que el contribuyente cubre parte de este costo.

El Scottish Wildlife Trust también aboga por el desmantelamiento basado en datos, haciendo las mismas preguntas que Wilding. Se dice que existen “escenarios potenciales para triplicar la ganancia de dejar las plataformas de petróleo y gas en su lugar”: beneficios ambientales y ahorros financieros para la industria y los contribuyentes. El fideicomiso propone poner un porcentaje del dinero ahorrado para el desmantelamiento en un buque para financiar la investigación y conservación marina, lo que ayudará a mantener la responsabilidad de la industria.

De acuerdo: no todas las estructuras deben dejarse pudrir y oxidar en el mar, dice Sam Collin, quien supervisa la política y la planificación de la organización. Considera que se deben introducir nuevos criterios para demostrar la importancia ecológica de una estructura: esto evitaría que las empresas abandonaran las estructuras porque es más barata. Él cree que solo los materiales inertes, como el concreto, deben permanecer sumergidos porque no reaccionan a los productos químicos ni se descomponen, mientras que las estructuras también deben limpiarse de todos los contaminantes, como los hidrocarburos y los metales pesados.

“Nuestro sentimiento general es que estas estructuras ya actúan como arrecifes artificiales”, dice Collin. “Existe interés en devolver el lecho marino al estado en el que estaba antes, pero el Mar del Norte ya se ha visto gravemente afectado, por lo que no es necesariamente la mejor opción”.

“Mucha gente no piensa en las estructuras en sí mismas ni en la vida marina que crece en ellas, pero hay diversas comunidades que existen allí”, dice Collin. “Debido a que generalmente se asocia con el petróleo y el gas, hay una imagen negativa”.

El OSPAR, que está firmado por el Reino Unido, generalmente evita que las estructuras se dejen en el mar, pero Collin dice que las reglas deben repensarse a la luz de los nuevos datos y que el Reino Unido debe impulsar el cambio, dado el potencial de una estructura como artificial. arrecife, de un caso a otro.

“[The] petróleo y gas [industry] “Debemos asumir la responsabilidad de su impacto en el medio marino, pero debemos tener cuidado si esta posición ignora el posible impacto negativo del desmantelamiento”, dice Collin. “Nuestro principal interés es encontrar la mejor decisión para el medio ambiente”.

La sociedad digital es una revista digital que explora cómo la tecnología está cambiando la sociedad. Se produce como una asociación de edición con Vontobel, pero todo el contenido es editorialmente independiente. Visite Vontobel Impact para obtener más historias sobre cómo la tecnología da forma al futuro de la sociedad.

Terror, terror y trauma de la supervivencia en cuidados intensivos con Covid-19

🍩 Cambié de oficina con Slack y Teams. A medida que las cosas híbridas se preparan, la carrera está a punto de resolverlas.

💬 Cómo identificar textos falsos sobre la vacuna Covid-19 NHS

🔊 Escuche The DyN Noticias Podcast, Science, Technology and Culture Week, que se transmite todos los viernes

👉 Mira DyN Noticias en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

Todas las noticias de la ciencia de el planeta tierra en un sólo sitio. artículos de Ciencia.